En este momento estás viendo SADOP despide y saluda con dolor a una Madre luchadora

SADOP despide y saluda con dolor a una Madre luchadora

  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Desde SADOP manifestamos nuestro dolor por la muerte de Ilda Micucci, Madre de Plaza de Mayo – Línea Fundadora y Presidenta de Memoria Abierta. Falleció el pasado martes a los 92 años, cuando se estaba recuperando de una herida en una pierna. La despidieron, además, las Madres, las Abuelas, los Hijos y el Espacio Memoria, que funciona en la ex ESMA.

Micucci era docente. Se acercó a las Madres de Plaza de Mayo a mediados de 1977, seis meses después de que su hija Viviana y su hijo Daniel fueran secuestrados y después de haber hecho, junto a su marido, “cuanta cosa se nos hubiera ocurrido hacer por nuestra cuenta”, según rememoró en una entrevista que ofreció para el archivo oral de Memoria Abierta.

Daniel, el hijo de Ilda, tenía 23 años cuando fue secuestrado en Pilar, provincia de Buenos Aires. Era estudiante de Química. Viviana tenía 26 y trabajaba en la biblioteca del Centro Panamericano de Zoonozis; fue llevada de su casa, en Martínez, también al norte del conurbano bonaerense. Ilda fue secuestrada con ellos y liberada unos días después.

En 1988 fundó junto a Vera Jarach y más familiares de desaparecidos la Fundación Memoria Histórica y Social, con el objetivo de “llevar adelante la tarea de la memoria, de conocer y mantener vivos a los desaparecidos para estar alerta a que no vuelva a ocurrir una cosa así”, describió en una entrevista.

“Nosotras somos quienes somos por todo lo que nos pasó. La lucha sigue existiendo y el desafío está en poder reflexionar sobre lo que sucedió. Nuestra sociedad no puede ser igual después del terrorismo de Estado, no podemos meter eso debajo de la alfombra. Debemos recordar, conocer, investigar, para evitar volver a una época a la que no queremos regresar”, explicó en una charla en la que contó la historia de las Madres.

En relación a las luchas feministas actuales. Ilda aseguró que “éramos mujeres que nos hacíamos visibles luchando por saber qué había pasado con nuestros hijos. Nuestra acción fue básicamente femenina, con una modalidad femenina, con paciencia, paso a paso y de a poco. Hoy pienso que quizás fuimos como una semilla, un ejemplo para muchas otras mujeres que reclaman hoy por sus derechos”.

"Desde aquí la recordaremos por siempre y apelaremos a la lucidez de su mirada", expresaron desde el Espacio Memoria.

 ¡Hasta siempre Compañera Ilda!

 

Héctor Neri
Secretario DDHH
SADOP – CDN

 

Mariano Domino

Sandra Moresco

José Jorge Aramayo

Prosecretarios