RADIO SADOP en VIVO
fila3

Para construir una sociedad Inclusiva debemos considerar los derechos humanos como pilar para desarrollar actitudes éticas y políticas que CONSIDEREN  a todos por igual.

Como consecuencia del COVID19 desde  Naciones Unidas observan con preocupación la vulneración  de los derechos de las personas con discapacidad.

“Ni desde la Agenda 2030 ni desde la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad se han cumplido con los derechos en cuanto a la accesibilidad y a lo laboral”. Así lo expresó  María Soledad Cisterna Reyes, desde el Secretario General de Naciones Unidas sobre Discapacidad y Accesibilidad 2017 y Presidenta del Comité de los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas 2013-2016.

Los recursos económicos de un  Estado deben redistribuirse con prioridad hacia las personas con discapacidad.

Queda claro en todos los Instrumento legales a los que Argentina adhirió que cada Estado debe garantizar los derechos de las personas con discapacidad, entre ellos, y lo que urge en este momento , derecho a la salud  ,a la justicia y al  ingreso económico.

En cuanto al sistema de salud, se evidencia falta de accesibilidad ante los protocolos de actuación al tratarse de personas con discapacidad.

Se observa  total desconocimiento a la hora de atender, recibir y actuar, no solo de manera presencial sino también virtual, en caso de personas sordas, ciegas o con parálisis cerebral  por nombrar alguna de las discapacidades, quienes necesitan  de los  ajustes razonables, que no son considerados como restringibles a la autonomía de las mismas, como lo indica la Convención de derecho de las personas con discapacidad, como lo pueden ser los acompañantes, intérpretes de lengua de señas o algún elemento como celulares .

Desde Naciones Unidas consideran que por discapacidad no se puede negar la atención a la  salud a las personas con discapacidad desde la ética y desde la normativa, en caso contrario sería tomado como un acto de violación de derechos humanos.

Las personas que viven solas teniendo alguna discapacidad no pueden discontinuar e interrumpir su rehabilitación o cuidados personales. Debe tenerse en cuenta esta situación de excepcionalidad para la estabilidad emocional y física de las personas en esta situación ,no violando la cuarentena sino considerar la excepción bajo protocolo para su estabilidad y calidad de vida.

Por lo tanto se observan personas en situación de vulneración permanente.

Desde la RREDI , Red Regional por la educación Inclusiva también observan con preocupación en muchos países de América Latina el incumplimiento del ODS4 (objetivo de desarrollo sostenible que habla de la educación Inclusiva, equitativa y de calidad), de la Agenda 2030 que fue adoptada por los Estados que forman parte de las Naciones Unidas en el año 2015.

Esta agenda tiene 17 objetivos y 169 metas que se propusieron los Estados.

El objetivo principal de la Agenda 2030 es no dejar a nadie en situación de exclusión.

Las personas con discapacidad estarían dentro del grupo de las personas en situación de vulnerabilidad cuyos derechos son prioritarios y deben ser garantizados.

Los Estados se comprometieron a cumplir con estos objetivos a través de políticas públicas y condición indispensable contar con la disponibilidad de la información estadística para el diseño, implementación y evaluación de estos objetivos, en concordancia del artículo 31 de La Convención  que habla de la recopilación de datos y estadísticas.

El Comité encargado de monitorear la aplicación y monitorear el tratado sostuvo que la educación Inclusiva es un proceso continuo y debe estar sujeta a evaluaciones periódicas pero con datos confiables, quienes estarían siendo barreras a la hora de mostrarse.

Recalcan la importancia de contar con información estadística adecuada para poder avanzar y dar seguimiento de los objetivos a través de estadísticas Internacionales como  UNESCO  y  CEPAL.

Argentina como uno de los países latinoamericanos dentro de la AGENDA 2030 y estos son los resultados:

Argentina

           “El Estado argentino reporta en su plataforma de seguimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible[1] que no produce el indicador global 4.5.1 (índice de paridad) desagregado por ninguna variable. Sin embargo, desde el año 2015, incorporó los siguientes indicadores nacionales dentro de la meta 4.5: (i) 4.5.1. Porcentaje de alumnos y alumnas con algún tipo de discapacidad integrados en la Educación Común – Nivel Primario; y (ii) 4.5.2. Porcentaje de alumnos y alumnas con algún tipo de discapacidad integrados en la Educación Común – Nivel secundario. En cuanto al indicador global 4.a.1, solo se produce lo relativo al porcentaje de unidades de servicio que disponen de electricidad y conectividad a internet, así como las que disponen de internet y computadoras con propósitos pedagógicos, pero no la proporción de escuelas con infraestructura y materiales adaptados a estudiantes con discapacidad.

En el anexo estadístico de su informe nacional voluntario presentado en 2017, el Estado expone los indicadores mencionados e indica que su seguimiento corresponde al Ministerio de Educación de la Nación[2]. Asimismo en el anexo estadístico del informe país, elaborado para ser presentado en el Foro Político de Alto Nivel en 2018, Argentina presenta los datos sobre dichos indicadores nacionales (4.5.1 y 4.5.2) para el año 2014[3].”

[1] CEPAL, Presentación del Segundo informe anual sobre el progreso y los desafíos regionales de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en América Latina y el Caribe, 2018, p. 17.

[1] Disponible en: http://www.odsargentina.gob.ar/

Digo entonces, siempre  son las personas con discapacidad las que antes cualquier situación, ahora el COVID 19 quedan excluidos.

Por lo tanto como dice Zardel Jacobo en unas de sus ponencias, «la vida humana sin condiciones no es considerada vida humana”

Será que como sociedad debemos replantearnos, quienes deben estar  dentro de cada espacio para lograr verdaderamente una sociedad Inclusiva.

Sin dudas la discapacidad no debe ser condición para no formar parte de ellos.

Desde los espacios educativos, políticos, y  de salud  claramente se observa la desigualdad en cuanto a lo informativo y participativo para las personas con discapacidad.

Los derechos de las personas con discapacidad están plasmados en todos los tratados internacionales y nacionales , por lo tanto son EXIGIBLES a la hora de visibilizarse el incumplimiento de los mismos.

Por lo tanto no hay excusas para transformar esta nueva sociedad donde todos seamos parte, de no ser así quedará en evidencia que la exclusión de algunos será una de las barreras más difíciles de derrotar: LA BARRERA ACTITUDINAL.

La invitación a pensar en cómo considero al otro y como actúo en consecuencia a la hora de participar todos en un mismo espacio.

Las leyes están reflejadas al igual que las propuestas.

Entonces de qué o de quiénes depende la plena INCLUSIÓN

Por Prof. Sandra Ferrero

Docente de Apoyo a la Inclusión

SADOP Delegación Río Cuarto

0